Elegir sistemas o estrategias para jugar al Blackjack

2016-10-06 | Sin Categoria.

Cuando ya se ha aprendido a desarrollar bien el juego del Blackjack se recomienda no entrar en las apuestas sin contar con una ayuda, estrategia o sistema, que ayude a mejorar las probabilidades de ganar.

Ahora, en la actualidad podemos encontrar una gran cantidad de sistemas de apuestas y de estrategias que se pueden elegir, pero es allí donde surge la duda de cuál de ellas se ha de integrar al juego.

Acaso son mejores los sistemas. O será mejor jugar con estrategias.

Si tienes esta duda a continuación hablaremos al respecto.

Sistemas vs Estrategia

Generalmente cuando se habla de los sistemas y las estrategias muchos lo confunden y creen que se habla de lo mismo.

En realidad, hay que dejar muy claro que son cosas diferentes y es que los sistemas tienen como base operar sobre el dinero que se va a apostar. De esta forma, lo que principalmente hace el sistema es decirnos cuánto debemos apostar en determinada mano.

Así, podemos encontrarnos por ejemplo con sistemas de apuestas de progresión positiva en los cuales se le indica al jugador que después de cada victoria debe doblar sus apuestas. En cambio, si lo que ha tenido es una pérdida, lo que debe hacer es reducir a la mitad la apuesta en el siguiente juego.

En cuanto a la estrategia debes saber que ellas se encuentran enfocadas en las decisiones que el jugador ha de tomar en el juego dependiendo de las diferentes circunstancias que se le presenten. De esta forma, nos encontramos por ejemplo con la tabla de la estrategia básica del juego, la cual nos indica que hacer cuando tenemos un As + 7 y el crupier presenta una carta descubierta de 8.

Considerando la función que cumplen las estrategias, como la mencionada, y los sistemas va quedando en evidencia cuál de las dos se deberían usar.

¿Cuál elegir?

Algo que debes tener muy claro es que las estrategias se evidencian como ayudas más provechosas dentro del juego del Blackjack y es que con una estrategia bien desarrollada el jugador puede aumentar en buena medida sus probabilidades de ganar y puede reducir la ventaja que presenta la casa.

Ahora, en el caso de los sistemas, estos pueden resultar provechosos, pero lo suelen ser cuando el jugador en realidad está llevando a cabo su juego con una buena estrategia y no de manera espontánea.

Así, por ejemplo, dentro de los sistemas nos encontramos con la opción de la Martingale, el cual es uno de los más populares que hay en la actualidad. Este se basa en una progresión negativa, lo cual nos indica que debemos apostar el doble después de cada mano perdida. De esta forma, si en la próxima mano gana podrá cubrir las pérdidas y obtener una pequeña utilidad.

Este sistema se evidencia muy positivo, pero si se tiene una mala racha o no se juega con estrategia  las pérdidas pueden aumentar en gran medida, haciendo muy corto el juego.

Además de este sistema hay otros más como el Parlay, el Paroli o el Labouchère. En realidad, todos ellos pueden ser tanto negativos como positivos, dependiendo de la estrategia que maneje el jugador y también dependiendo de su suerte.

Finalmente, se recomienda aprender a manejar la tabla de la estrategia básica de forma combinada con sistemas como el del conteo de cartas, con el cual el jugador puede reconocer las faltas que aún quedan en la baraja y determinar con ello sus probabilidades.